© 2016 Asociación Somos Manada

scally, perro discapacitado sin rencores

Quizás lo repitamos pero las realidades que vivimos no es para menos: los perros no conocen el rencor, como otras "cargas" negativas humanas.

Scally, este border collie de unos dos años es un clarísimo ejemplo.

Tirando con dos meses y algo más al embalse de Mequinenza para que se ahogara supuestamente por el criador, ya que por la mezcla de consanguinidades, algo que ellos son los primeros que no respetan esto jugando a ser Dioses por dinero, nació con una malformación en los ojos que le hace ser prácticamente ciego, viendo cambios de luces.

Ya demostró que quería vivir aguantando como pudo hasta que la policía local dio el aviso para que lo rescataran.

Scally es PURO AMOR con los humanos, le encanta dar abrazos, con los abus con Alzheimer y los niños discapacitados es un crack, y nadie le ha enseñado. Un perro con discapacidad que no merma para nada su gran potencial.