© 2016 Asociación Somos Manada

Yuki: el abu que vino a morir en un hogar

Mi nombre es Yuki, soy el nuevo Abu de la Manada, tengo tantos años, me calculan 14, que casi soy bisabuelo. Vivía en el campo, con los cuidados mínimos, hasta que un día dos ángeles decidieron que me iban a buscar un futuro mejor en el tiempo que me quedase. Gracias a estas cosas modernas de las redes sociales, Somos Manada se fijó en mí y me vine a Zaragoza. Soy muy mayor y tengo muchos achaques, no veo casi nada y mi artrosis es alta, pero se que aquí, en la Manada, me cuidaron muchísimo y cuando decidí que ya no podía más los humanos de esta manada estuvieron a mi lado para decirme adiós con mucho amor y cariño. Tuve un vida con la misma lealtad que tenemos los perros en nuestro adn, con humanos que son más animales, fui cachorro, fui feliz. Se, desde el arco iris que muchos humanos me echan de menos, aprender, somos energía, y estoy entre todos vosotros como el resto de los abus que nos fuimos. Nos fuimos en presencia pero no en esencia. Lametones a mi gran manada.

* Yuki cruzó el arco iris el 16 de febrero de 2017