© 2016 Asociación Somos Manada

El abu Kibo

Fue rescatado de un piso en donde encontraron a la humana fallecida, junto con Lino, Copi y Buda, vivían con dos perros más.

Se le calculan unos 14 años, más o menos como al resto de sus compañeros. Le extirparon un ojo por un tumor que tenía detrás de éste.

Es delgadito, come poco, y es muy pegado a los humanos, si no los ve ladra. Tiene una fuerte ansiedad por separación al que el resto de la manada, por su comportamiento, está ayudando a que desaparezca cuando sabe que no está en casa.

Se supone que vivieron encerrados, con poca comida y pocos cuidados. Costó mucho hacer que comieran, lo que más le gusta es el pan duro reblandecido.