© 2016 Asociación Somos Manada

Martha, nuestra adorable osota

Si tengo que elegir una imagen, así es como quiero recordarla, feliz!!!
Conocí a Martha una fría mañana de invierno, en Etxauri. Había sido abandonada recientemente, impresionaba mirarla de frente y ver su fragilidad, la resignación y tristeza, después de toda una vida de maltrato, no quería saber nada del mundo, estaba derrotada... Saber que iría con vosotros nos hizo muchísima ilusión, le dabais la oportunidad de vivir y conocer por fín la parte buena de la vida. Fué duro pero Martha tenía tantas cosas que aprender!! durante meses cada caricia, cada abrazo, cada mirada era un gran paso y con vosotros Martha aprendió a vivir y ser felíz. Impresionante verla jugar y sus primeros zapateados con la pulgui, no podía parar de reír!! Y tampoco imaginé que la vería nadar en una piscina... Hicisteis un gran trabajo con ella y le disteis la vida maravillosa que nunca tuvo. Es duro verlos marchar, pero su paso por la manada será un maravilloso recuerdo. Un abrazo enorme manada.

 

*Marta nos dejó el 31 de octubre de 2015