© 2016 Asociación Somos Manada

las abus Olivia y Morgana, madre e hija

La historia de ellas es algo confusa, una cosa es lo que contaron las personas que dieron el aviso para rescatarlas y otra al vivir con ellas. Estaban en una fábrica viviendo, son dos perras que saben buscarse la vida en la calle. Al llegar a Somos Manada conocían perfectamente lo que era vivir en una casa. ¿Cómo es posible? La suma de las dos historias dan que pensar que fueron abandonadas después de vivir en un hogar y por suerte para ellas han sabido buscarse la vida para sobrevivir.

Olivia tiene problemas de convivencia con los gatos, sobre todo con Kitty a la que ha atacado, con Dalí no tanto. Morgana es una imitadora de lo que hace su madre pero tiene poco instinto. Son super super cariñosas y también visitan a abus con Alzheimer y a la manada de discapacitados.