© 2016 Asociación Somos Manada

El abu Lino

Lino fue recogido de un piso donde encontraron a la humana con la que vivía fallecida junto con Kibo, Copi y Buda.

Él es el que peor estado de salud presentaba, tanto que no teníamos nada seguro que sobreviviera. Un altísima desnutrición le impedía tener fuerzas para comer; hasta que pudo le dábamos la comida triturada en una jeringuilla. 

Tiene una deformación congénita en el iris lo que le hace no ver muy bien, cuando más le molesta es con la luz solar.

Psicológicamente presenta algunos retrasos, en su caso los veterinarios no descartan que sea por la desnutrición.

Lino ha recuperado peso, pelo en las zonas que no tenía y está bien, gracias a los cuidados que económicamente la manada nos permite darles.